Skip to content →

El poder del mensaje

Libro Sobre “El fin del poder” de Moisés Naim.

El libro “El fin del poder”, de Moisés Naím, refiere el gran poder del mensaje político para los gobiernos. Ese que lleva como propósito persuadir que es necesario un cambio profundo. Que la gente haga algo que no haría sin la presencia de un mensaje persuasivo, que les haga cambiar de ideas o abrazar novedosas expectativas. Estos mensajes buscan transformar la percepción, y con ello, el comportamiento de los gobernados. “Logran que la gente se comporte de cierta manera, porque les han hecho ver de forma distinta una situación que en la práctica no ha cambiado”.

Así, estos mensajes de persuasión van desde el “Socialismo del siglo XXI”, de Rafael Correa y Hugo Chávez. La “Revolución productiva”, de Carlos Menem en Argentina. La “Revolución de libertad”, de Eduardo Frei en Chile. “Make America Great Again”, de Donald Trump. “La tercera vía”, de Tony Blair y “La Perestroika” de Mijail Gorvachov. En México, registramos el “Arriba y adelante” de Luis Echeverría Álvarez.

“La solución somos todos” y “Administrar la abundancia” de José López Portillo. “Combatir la corrupción” y “La renovación moral” de Miguel de la Madrid Hurtado. “La Reforma del Estado” y “Solidaridad” de Carlos Salinas de Gortari. “La Reforma del Poder” de Luis Donaldo Colosio. “Bienestar para tu familia” de Ernesto Zedillo. “El gobierno del cambio” de Vicente Fox Quesada. “El presidente del empleo” de Felipe Calderón Hinojosa. “Mi compromiso es contigo” de Enrique Peña Nieto, y “La Cuarta transformación” de Andrés Manuel López Obrador. Muy a tono de ese ‘antes y después’ del que habla López Obrador, en nuestro estado se propone la “Refundación Jalisco”.

Los mensajes con fuerza pretenden cultivar la alta expectativa. Se busca cambiar la estructura de la situación actual, al cambiar también la percepción y valoración de la situación, con la ayuda poderosa del mensaje. Se trata de acciones que modifican la forma de percibir la circunstancia de un gobierno. Un antes y después. Proyectar con eficacia la fuerza de un gobierno que inicia. Buscar ser un mensaje convincente de que el poder cambia, se reinventa, llega a un nuevo arreglo inspirado por las nuevas autoridades. La cuarta transformación, o la refundación de Jalisco, cultivan una expectativa de mutación que está por verse qué pueda significar. En definitiva alimenta ese componente psicológico al instalar el mensaje en la mente de los gobernados. Se apela a un poder que pueda resultar de la transformación y la iniciativa para realizar grandes cambios. Al menos, en el mensaje… gabtorre@hotmail.com http://www.milenio.com/opinion/gabriel-torres-espinoza/columna-gabriel-torres-espinoza/el-poder-del-mensaje

Publicado en Columnas

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *