Imagen: Zócalo
Noticias

En diez años Canal 44 ya es un referente de consumo audiovisual en el centro occidente del país: Gabriel Torres

Imagen: Zócalo

 Tiene apenas diez años, pero ya produce como adulto; y aunque cuenta con un presupuesto de universidad pública, difunde contenidos como productora iberoamericana; con programas especiales donde colaboran analistas y corresponsales de Europa, Asia y América.

Esa televisora es Canal 44, de la Universidad de Guadalajara, un referente de la televisión pública continental. Pero cuál ha sido la fórmula del éxito en tan corto tiempo? Gabriel Torres Espinoza, su director del Sistema Universitario de Radio, Televisión y Cinematografía de la UdG, lo resume en tres estrategias: Calidad, recursos humanos y tecnología.

– ¿Cómo alcanzar este cúmulo de metas, proyectos, contenidos e intercambios, desde una universidad pública, pareciera que tienen un presupuesto inagotable?

– Difiero de que la televisión pública de calidad sea solamente un tema de pesos y centavos. Creo que no, nosotros somos un fiel testimonio de ello. Canal 44 tiene menos de la mitad del presupuesto de otros canales públicos, de la Ciudad de México, como la televisora de la UNAM. Nuestra capacidad de producción allí está, a disposición del público y escrutinio de las audiencias. Pero sí creo en la construcción de un equipo joven con la camiseta muy bien puesta y con énfasis muy puntual en la captación de talentos. Generamos un modelo de producción a costos de una universidad pública, no a valor de mercado comercial.

Porque eso haría imposible que los raquíticos recursos que provienen del erario, que son fiscales, sirvieran para financiar un proyecto de televisión como el que oferta la Universidad de Guadalajara. Más bien, lo que hemos echado a andar es la creatividad, pero también el deseo por hacer televisión pública, educativa, con una barra de contenidos audiovisuales y de oferta cultural que tiene la universidad. Y también por divulgar la innovación tecnológica y los avances científicos desde nuestras pantallas.

Uno de los productos más exitosos, son sus informativos, que ocupan siete horas de la barra programática, donde hemos reunido a un equipo muy robusto, talentoso y prestigiado de periodistas que laboran en Canal 44, que no necesariamente devengan grandes remuneraciones. Lo que si tienen es libertad para hacer periodismo para decir las cosas como son. Ese incentivo nos ha permitido reclutar a un equipo talentoso que hoy tiene uno de los mejores sistemas informativos armados en América Latina, que registra niveles de audiencia encomiables.

Hace diez años nuestra tarea fue, como hoy, constituir una televisión diferente, no parecernos a nadie, sino diseñar nuestro modelo de televisión, cooperar con otra televisión pública, en otras latitudes del mundo y encontrar en las buenas prácticas audiovisuales, formas cada vez menos costosas de abordar el audiovisual de manera inteligente. Hoy, la tecnología está al alcance de diversos presupuestos y la diferencia la hace la creatividad, el talento, las ideas. Hemos encontrado en la universidad, una beta, una mina muy rica de creatividad, ideas y talento.

-El programa Coronavirus, la Pandemia que produce Canal 44, a través de los meses, se ha convertido en una referencia de la televisión pública del país y de Latinoamérica, donde colaboran especialistas quienes analizan a la COVID-19, que cuenta además con corresponsales pertenecientes a varias agencias informativas de América, Europa y Asia.

Las restricciones de presencialidad nos pusieron a trabajar en la creatividad. El mundo encontró que tenía que conectarse, dialogar, trabajar a distancia, a través de pantallas conectadas a internet o conectadas a una señal de televisión. Antes de que se decretara la fase uno de la contingencia sanitaria, iniciamos la primera emisión de este programa que se produce de lunes a domingo, una hora.

Desde sus inicios logró convenios de colaboración como las agencias EFE, Xinhua, France Press, con una mirada internacional donde participan otras televisoras públicas del continente para hablar exclusivamente de la enfermedad, no de la política, no para criticar actores, ni poner acento en los errores, sino para informar a la población de los síntomas, causas; cómo atenderse, prevenir  y evitar más contagios y más muertes.

Al inicio se llamaba, Coronavirus, la Pandemia, ahora sólo La Pandemia, y que fue el primero en su tipo, de la televisión pública y puedo decir también de la privada en México. Vamos a cumplir un año.

Canal 44 ha sido el centro de otras iniciativas que tienen amplia penetración a través de las pantallas de la televisión pública en Iberoamérica. Por ejemplo, “El Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano” que hoy se transmite en más de 200 pantallas y que se produce desde Guadalajara para el mundo. Además, la serie de televisión donde se plantea la reflexión del impacto del cambio tecnológico en el audiovisual llamada “TVMorfosis”, que se celebra en circuito con producciones de México, Colombia, Brasil, Nicaragua y España. Y estamos por estrenar otra serie que se llama “De la memoria, Manos a la Obra y de La Memoria al Corazón”, serie que muestra el oficio de los artesanos y las artesanías más importantes de los pueblos latinoamericanos, con más de 20 capítulos. Logramos convenios interesantísimos con la agencia del espacio y la aeronáutica, NASA, de Estados Unidos, y agencias informativas de Naciones Unidas, la RAI, italiana y la Deutsche Welle, alemana y Euronews.

Hemos demostrado que se puede hacer buena televisión pública fuera de la Ciudad de México. No es cierto que todos en la capital del país pueden tener una televisión competitiva, de calidad, y de talla internacional, tan no es así que Canal 44 por dos periodos consecutivos ha ocupado la presidencia de la Asociación de las Televisiones Educativas y Culturales Iberoamericanas (ATEI).

Ha lidereado con éxito iniciativas interesantes de producción y coproducción audiovisual a nivel Iberoamericano y ha demostrado que México es mucho más que su capital, que las regiones, la diversidad, la cultura, y ese mosaico heterogéneo que componen al pueblo mexicano, tiene mucho que aportar y mostrar al mundo a través de las pantallas de televisión.

En 10 años también hemos demostrado que en poco tiempo, una televisora puede convertirse en un referente de consumo audiovisual en el centro occidente del país y que el modelo de televisión generalista, centralista, si bien es cierto que existe, que tiene un rol que jugar, también debe de coexistir con la televisión regional y con acento local como es claramente nuestra propuesta televisiva desde la Universidad de Guadalajara.

-Canal 44 cumplió este 31 de enero una década, ¿qué vine para más adelante?

-Vienen dos cosas. Nos planteamos como reto a mediano y largo plazos ajustes en lo editorial, dar más sociedad y menos política en nuestra pantalla. Menos agenda de gobiernos,  partidos y políticos. Por alguna razón, los medios de comunicación han venido aumentando el tiempo que le dedican a la agenda política y mermado la dirigida a la sociedad. Advertimos que buena parte de la audiencia se queja, o se dice lastimada porque los medios de comunicación no ponen acento en la problemática que a ellos les es común. Y muchas veces las pantallas reflejan una realidad o una discusión, o un debate que no es el debate de cosas que le preocupan a la sociedad. Tenemos que hacer más sociedad y menos política desde la televisión.

Segundo asunto, es que atendemos la migración de las audiencias convencionales a formas no convencionales de consumo audiovisual. Tenemos que ser cada vez más creativos y seguir aprendiendo las formas cómo ponemos a disposición del público nuestros contenidos digitales. Sabemos que hoy el mundo consume el 50% del audiovisual de forma no convencional, y las plataformas OTT llegaron para quedarse, que el video en demanda es un recurso cada vez más apreciado, especialmente por los jóvenes, y que las series de televisión y el cine se están consumiendo fundamentalmente a través de plataformas digitales.

Entonces, un canal universitario que tiene una apuesta muy importante, especialmente con los jóvenes, debe transformase para estar tecnológicamente a la vanguardia, pero además de forma más creativa, inteligente y disruptiva.

-Tú has sido el primero y único director de Canal 44 en diez años, con distintos rectores de la UdG, quienes te han ratificado, ¿Qué habrán visto en tu trabajo?

-Creo que han observado capacidad de trabajo en equipo. Creo que el mérito de esta televisora es el mérito que se comparte con mucha gente: productores, realizadores, iluminadores, sonidistas, camarógrafos, periodistas, reporteros, conductores, ingenieros, administradores, hasta personal de seguridad que hace posible que esta compleja maquinaria, que es un canal de televisión, funcione como un reloj, en perfectas condiciones, que da la hora puntual y exacta porque todos sus engranes están en el lugar y en el sitio que deben permanecer.

Me ha tocado interactuar con cuatro rectores hasta ahora: Marco Antonio Cortes Guardado, el maestro Tonatiuh Bravo Padilla, el doctor Miguel Ángel Navarro Navarro y ahora el doctor Ricardo Villanueva Lomelí. Ha sido enriquecedor poder interactuar con diversos rectores.

Con todos hemos encontrado comprensión, entendimiento, apoyo, pero sobre todo, el deseo de consolidar una televisión universitaria como referente en México y en el mundo (CPR).

En diez años Canal 44 ya es un referente de consumo audiovisual en el centro occidente del país: Gabriel Torres

What's your reaction?

Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0

También te podría gustar

Más en:Noticias

Comentarios cerrados.