Imagen: Internet
Columnas

Potencialmente autocráticos

Imagen: Internet

Thomas Hobbes argumentó que es necesario construir instituciones fuertes, para proteger a la humanidad de sus peores instintos. Los gobiernos del país, federal y estatales, registran una proclividad a la concentración excesiva del poder, al debilitamiento de los equilibrios y a la personalización de la política. Se supedita la ley a voluntades individuales y se sobreponen los argumentos que se consideran morales, sobre las normas vigentes. Precisamente, debido a la naturaleza humana de comportamiento frente al poder, Montesquieu propuso la necesidad de equilibrios en las estructuras público-políticas y sugirió las bases para la separación de poderes, que en esencia significa una forma de contener a gobiernos potencialmente autocráticos. En buena medida así se plasmaron las bases de la división y equilibrio entre poderes de Estados Unidos: ‘el gobierno de las leyes, no de los individuos’.

Básicamente, porque la ley es producto de la acción humana, que expresa los acuerdos que se adoptan por medios institucionales. La supremacía de la voluntad individual erosiona hoy las normas, leyes e instituciones. Las instituciones deben matizar el comportamiento excesivo individual de quienes ejercen la autoridad. Para que sea posible, los equilibrios son fundamentales. Instituciones versus individualismo. Leyes vigentes, versus, consideraciones morales personales. Órganos colegiados frente al individualismo. Descentralización como antídoto a la concentración. ¿Cómo alcanzar los equilibrios necesarios inmersos hoy en la soberbia de liderazgos que reúnen un excesivo poder político? Especialmente cuando otra fuerza democrática se encuentra ausente, cómplice o moralmente derrotada: la oposición.
Los éxitos electorales han alentado una suerte de rupturismo refundacional, cargado de un discurso inflamado por la soberbia y el autoelogio. Los mensajes dividen a los electores en buenos y malos, con enfermiza obsesión. Los que apoyan los intentos refundacionales merecen su elogio, y condescendencia; los que los critican, alcanzan su flamígera condena. Instalados en un puritanismo, constantemente llaman a adoptar bando. Los mexicanos se dividen entre ‘dignos e indignos’. Las etiquetas surgen rápidamente. Una conducta divisiva de la participación social. Instalados en un ejercicio de permanente refundación, plantean cambiar, para concentrar más poder, para anular equilibrios, para diseñar leyes a modo.
Viven en permanente mutación, en razón de los cambios del electorado. La democracia les gusta, pero con reservas. Siempre que no se exprese la crítica o les conminen a seguir reglas. Son los políticos profesionales, que se definen en contra de la política y los partidos. El discurso libertador se alimenta de una realidad insoportable, que ellos nutren con catastrofismo. Políticos cruzados con adhesión dependiente a la comunicación, mediante contratos millonarios para agencias de comunicación, pagadas con recursos públicos.
En los gobiernos potencialmente autocráticos, resulta evidente la ausencia de contrapesos, debido a la personalización de la política. Las soluciones sólo pueden surgir de las elecciones, y de la voluntad de los votantes para equilibrar las instituciones de nuestra democracia.

gabtorre@hotmail.com

https://www.milenio.com/opinion/gabriel-torres-espinoza/con-pies-de-plomo/potencialmente-autocraticos

What's your reaction?

Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0

También te podría gustar

Más en:Columnas

Comentarios cerrados.